Prohibición de otorgar más de un

crédito hipotecario al mismo beneficiario

Artículo 212. No podrá otorgarse al mismo grupo familiar más de un crédito hipotecario simultáneo con los recursos provenientes de esta Ley, ni aquellos recursos remanentes de la Ley de Política Habitacional publicada en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela N° 4.659, Extraordinario, de fecha 15 de diciembre de 1993, las disposiciones del Decreto con Rango y Fuerza de Ley N° 2.992, que regula el Subsistema de Vivienda y Política Habitacional publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela N° 36.575 de fecha 5 de noviembre de 1998, las disposiciones del Decreto con Rango y Fuerza de Ley de Reforma del Decreto con Rango y Fuerza de Ley que regula el Subsistema de Vivienda y Política Habitacional, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 5.392, Extraordinario, de fecha 5 de octubre de 1999 y las disposiciones del Decreto con Rango y Fuerza de Ley de Reforma del Decreto con Rango y Fuerza de Ley que regula el Subsistema de Vivienda y Política Habitacional, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 37.066, de fecha 30 de octubre de 2000.

A estos efectos, el Banco Nacional de Vivienda y Hábitat llevará un registro de los créditos concedidos bajo estas leyes.

Quedan exceptuados de esta norma aquellas familias que después del sexto año de haber recibido un crédito y estén solventes con sus obligaciones, soliciten otro destinado a:

1.     La ampliación o remodelación de su vivienda.

2.     La enajenación con la finalidad de construir otra vivienda, en terreno de su propiedad.

3.     La enajenación para la adquisición de una nueva vivienda.

Para los casos previstos en los numerales 2 y 3 de este artículo, el deudor hipotecario deberá aplicar el cien por cien (100%) del producto de la venta del inmueble financiado con recursos de la Ley del Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat y los ahorros acumulados para poder realizar la nueva solicitud de crédito. El Banco Nacional de Vivienda y Hábitat deberá autorizar previamente, a través del operador financiero autorizado, dichas operaciones.

Mercado secundario de viviendas

Artículo 213. Se garantizará la implementación de mecanismos que permitan el desarrollo del mercado secundario de viviendas, con el objeto de asegurar el financiamiento hipotecario de viviendas usadas con los recursos provenientes de los Fondos y otras fuentes de financiamiento de la presente Ley a los ahorristas que habiendo sido beneficiarios o no de un crédito para la adquisición de una vivienda principal, cumplido el ciclo de permanencia en esa vivienda, deseen aplicar a un nuevo crédito que les permita acceder a una vivienda más amplia o que se ajuste a las condiciones de la familia en cuestión. A su vez, se establece el acceso a las modalidades de financiamiento hipotecario a aquellos ahorristas del sistema que sean compradores del inmueble que ya fue objeto de un financiamiento.

El Reglamento de esta Ley establecerá las condiciones y procedimientos para el desarrollo del mercado secundario de viviendas.

Modalidades de pago y recuperación de los recursos

Artículo 214. Los préstamos otorgados por el Banco Nacional de Vivienda y Hábitat para el financiamiento de la adquisición, mejora y ampliación de viviendas serán cancelados por sus beneficiarios conforme a las modalidades que acuerde dicha institución, según el nivel de atención correspondiente, en concordancia con lo establecido en esta Ley.

La recuperación y cobro de los referidos recursos estará a cargo de los entes operadores establecidos en esta Ley, y serán acreditados, directamente por el beneficiario del préstamo, en una cuenta que a nombre de dichos operadores mantendrá el Banco Nacional de Vivienda y Hábitat. Los recursos producto de esta recuperación se reintegrarán al Fondo que dio origen al préstamo.

 

Capítulo VI

Del mercado secundario de crédito hipotecario para la vivienda

Sección primera: de la generación de los valores hipotecarios

Del mercado secundario de créditos hipotecarios

Artículo 215. El Banco Nacional de Vivienda y Hábitat, con el objeto de destinar nuevos recursos al otorgamiento de créditos hipotecarios a través de cada Fondo, podrá desarrollar modalidades de mercado secundario de créditos hipotecarios, en los términos que se definen en esta Ley y su Reglamento, previa opinión favorable del Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat.

La emisión y comercialización de valores hipotecarios con garantía de los saldos deudores de créditos hipotecarios otorgados por los Fondos de Ahorro para la Vivienda y por el Fondo de Aportes del Sector Público, se efectuará en los términos y condiciones que se definan en esta Ley y su Reglamento, previa opinión favorable del Banco Central de Venezuela.

De los derechos de los ahorristas y prestatarios

en la cesión o venta de la cartera de créditos

Artículo 216. Cuando la modalidad de desarrollo del mercado secundario de créditos hipotecarios, otorgados con recursos del Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda o del Fondo de Ahorro Voluntario para la Vivienda, conlleve la venta o cesión de la cartera de créditos, ésta no debe generar pérdidas al Fondo que afecten el patrimonio de cada ahorrista. En ninguna modalidad que se desarrolle, el traspaso de los flujos de caja de la cartera, generará incremento de las cuotas e intereses de los créditos otorgados.

Del rendimiento de la cartera que respalda una emisión

valores hipotecarios y de la integridad financiera de cada fondo

Artículo 217. Con el fin de garantizar el rendimiento de las cuentas de los ahorristas de los Fondos que emitan valores hipotecarios o titularicen parte de su cartera hipotecaria:

1.     El Banco Nacional de Vivienda y Hábitat, previo a la emisión, debe contar con el registro de la demanda real de los recursos.

2.     Los recursos provenientes de estas operaciones, deberán ser colocados en un plazo máximo de dos días hábiles desde la fecha de recepción.

Con el fin de garantizar la integridad de cada Fondo, los recursos que se obtengan de la titularización de carteras, formarán parte del Fondo que les dio origen.

Sección segunda: de la garantía de los valores hipotecarios

Condiciones para las emisiones de valores hipotecarios

Artículo 218. La cartera hipotecaria que servirá de garantía a una emisión, debe ser auditada técnicamente, obtener certificación de auditores externos sobre la situación financiera, económica y de riesgo y, por lo menos la calificación de riesgo de una firma especializada de reconocida trayectoria nacional.

El Banco Nacional de Vivienda y Hábitat, en el caso de emisión de valores hipotecarios donde la garantía de los saldos deudores de los préstamos hipotecarios no sea suficiente para cubrir los riesgos de mora de la cartera, podrá sobrecolateralizar la emisión y establecer cláusula de reemplazo de los créditos, siempre que no afecte al ahorrista habitacional.

Del fondo de liquidez para las emisiones de valores hipotecarios

Artículo 219. Cuando el Banco Nacional de Vivienda y Hábitat emita valores hipotecarios, debe crear un mecanismo financiero que se denominará Fondo de Liquidez. Este Fondo permitirá asegurar el flujo oportuno de recursos al inversionista. El monto del Fondo requerido para respaldar cada emisión, será determinado por el Banco Nacional de Vivienda y Hábitat, previo estudio actuarial y financiero. Los términos y condiciones de creación y administración de este Fondo se establecen en el Reglamento de esta Ley. 

Capítulo VII

Exención de tasas y pagos de registro

Artículo 220. Quedan exentos del pago de derechos de registro y cualesquiera otros emolumentos, aranceles, habilitaciones, tasas o contribuciones previstos en la Ley de Registro Público y del Notariado, la inscripción y anotación de los actos o negocios jurídicos relativos al registro de documentos de traspaso de propiedad, de préstamos o créditos hipotecarios, documentos de condominio o cualquier otro instrumento que con ocasión de la adquisición, construcción, constitución y liberación de hipoteca, sustitución, restitución, reparación, remodelación, servicios básicos esenciales, urbanismo y habitabilidad de su vivienda principal y única, otorgados en virtud de la ejecución de algún programa definido en los planes nacionales de desarrollo en vivienda y hábitat, de conformidad con lo previsto en esta Ley.

Las protocolizaciones y otorgamiento de los documentos, previstos en este artículo deben ser registrados en un plazo no mayor de cinco días hábiles a partir de la fecha de su presentación ante el Registro Subalterno correspondiente.

Los organismos de la administración pública que deban intervenir en el otorgamiento de aprobaciones y autorizaciones relacionadas con proyectos de vivienda que formen parte de los programas contemplados en la presente Ley, deben dar prioridad a sus tramitaciones.

El Ministerio del Interior y Justicia velará porque los notarios públicos y los registradores subalternos den estricto cumplimiento a las disposiciones de esta Ley.

TÍTULO V

EL PROCESO DE PRODUCCIÓN Y CONSUMO

DE VIVIENDA Y HÁBITAT

Capítulo I

Del proceso de producción de vivienda y hábitat

Características y requerimientos

Artículo 221. A los efectos de esta Ley se entenderá por proceso de producción de vivienda y hábitat al conjunto dinámico de eventos concatenados, que deben cumplirse por etapas para obtener como producto final una producción de viviendas y hábitat dignos que permitan satisfacer la demanda habitacional.

En el proceso de producción y consumo de vivienda y hábitat los componentes del Sistema Nacional de Vivienda y Hábitat deben cumplir los siguientes requerimientos:

1. Las actuaciones deben estar enmarcadas en los planes, programas y acciones, formulados por los organismos competentes, en concordancia con las políticas habitacionales nacionales y de conformidad con los términos y condiciones establecidos en esta Ley.

2. Deben contar con un proyecto específico tanto en la materia de vivienda como en la de hábitat, en cuya elaboración tengan actuación vinculante las comunidades. Este proyecto debe elaborarse de acuerdo a la normativa establecida y responder a las características y condiciones del sitio geográfico, el lugar cultural, las tradiciones constructivas, la utilización de materiales locales, el ahorro energético, la gestión de residuos y desechos, y de cualquier otra condición propia de su contexto de aplicación.

3. El diseño de las viviendas debe cumplir con buenas condiciones de ventilación, iluminación, salubridad y habitabilidad, con espacios internos diferenciados funcionalmente y adaptados a las necesidades y características de diversos núcleos familiares agrupables en tipologías. Debe permitir la construcción y el mejoramiento progresivo para garantizar la adaptabilidad del diseño a escenarios futuros.

Fases del proceso

Artículo 222. El proceso de producción y consumo en vivienda y hábitat estará estructurado en seis fases de obligatorio cumplimiento:

1.     El anteproyecto: todo proyecto requiere, previamente, de un anteproyecto formulado por las comunidades involucradas o por los organismos integrales estadales y municipales de vivienda y hábitat o por el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat, el cual debe proponer soluciones a la problemática social, habitacional, recreacional, de servicios, mejoramiento del hábitat a subsanar, las prioridades de acción para la comunidad, y costo estimado de las obras.

2.     La evaluación del proyecto: los anteproyectos formulados deben presentarse ante los organismos integrales municipales, estadales y nacionales de vivienda y hábitat, que estén en capacidad para su evaluación mediante la aplicación de criterios técnicos y económicos que permitan determinar su factibilidad. El procedimiento y condiciones necesarias para la evaluación se determinarán en el Reglamento de esta Ley.

3.     El proyecto: El proyecto debe contar con una memoria descriptiva contentiva de la motivación, antecedentes, objetivos, descripción de las soluciones adoptadas, cálculos, detalles, planos, cómputos métricos, índices de precios y tiempo estimado de ejecución. Cuando el proyecto afecte a una comunidad debe formularse en condiciones de consenso con la misma y corresponder con el anteproyecto aprobado.

4.     Viabilidad financiera: Elaborado y aprobado al menos en la fase de anteproyecto, éste debe presentarse al Banco Nacional de Vivienda y Hábitat para la obtención de la viabilidad financiera, la cual garantiza el recurso financiero correspondiente que se hará efectivo una vez cumplidos todos los requisitos pertinentes. El flujo de los recursos financieros necesarios para la ejecución del proyecto y de las obras que plantea, deben garantizarse en forma continua y sin interrupciones. A tal efecto, para garantizar la condición anterior se establece:

a.     Los recursos asignados a un proyecto no podrán ser usados para otros fines.

b.    Los funcionarios con poder de disposición en la materia que por decisión propia u omisión desvíen los recursos asignados a un proyecto o interrumpan su fluidez, serán sancionados de acuerdo con lo previsto en esta Ley.

c.     Las comunidades organizadas, deben ejercer la contraloría social sobre los recursos otorgados para la elaboración de los proyectos y su posterior ejecución.

5.     La producción: La producción comprende el desarrollo de una serie de etapas continuas y evaluables del proceso, que contempla la extracción de materiales, su procesamiento, la fabricación de insumos, la capacitación de la mano de obra, la construcción y el mantenimiento posterior requerido, todo ello para garantizar viviendas y hábitat dignos.

6.     El consumo: El consumo se materializa al momento de satisfacer la demanda de viviendas mediante la adjudicación de vivienda y hábitat dignos, a través del mecanismo de elegibilidad establecido en esta Ley.

Capítulo II

Del hábitat

La región

Artículo 223. La región comprende una basta extensión territorial caracterizada por presentar rasgos geográficos similares y características socio culturales afines entre los pobladores de las ciudades, pueblos y caseríos, ubicados en su entorno. Estas similitudes físicas y sociales deben ser tomadas como elemento fundamental a considerar, en la elaboración de los planes, programas y proyectos de vivienda y hábitat.

La ciudad

Artículo 224. La ciudad está constituida por agrupaciones de poblaciones con idiosincrasia propia, tradiciones, oportunidades y problemáticas comunes y particulares, que le confieren identidad. Conforman la extensión del hábitat de las comunidades que la habitan. Todos sus elementos deben ser cuantificados, cualificados, evaluados y tomados en cuenta en la elaboración de los planes, programas y proyectos.

El hábitat

Artículo 225. El hábitat constituye el entorno natural en el cual el individuo habita y mayormente desarrolla sus actividades. La transformación de dicho hábitat mediante el mejoramiento de sus características propias, naturales o adquiridas, su saneamiento, la optimización de sus potenciales y el respeto a sus restricciones, es compromiso del Estado, en todos sus niveles, teniendo como finalidad primordial lograr asentamientos humanos equitativos, sustentables y dignos que garanticen interrelaciones armónicas con la naturaleza.

El ordenamiento de las áreas residenciales urbanas

Artículo 226. Las actuaciones habitacionales de carácter urbano amparadas por la presente Ley sólo se realizarán en áreas previamente calificadas como urbanas por las autoridades competentes de acuerdo a la legislación correspondiente.

Toda nueva actuación a ser desarrollada en áreas urbanas, deberá estar enmarcada dentro de los polígonos de actuación que serán establecidos en los planes urbanos. Se entenderá por polígono de actuación un área delimitada de manera tal, que la capacidad de alojamiento residencial garantice un umbral apropiado para la dotación de la infraestructura, un equipamiento de servicios comunitarios y la prestación de un buen servicio. Si por razones morfológicas del terreno no es posible llegar al umbral poblacional deseado, se considerará como Polígono de Actuación el área delimitada por las restricciones morfológicas.

Prohibición de regulaciones discriminatorias

Artículo 227. En concordancia con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las ordenanzas municipales de ordenación urbanística ni cualquier otra disposición, en ningún caso podrán establecer o contener regulaciones que den lugar a discriminaciones basadas en los ingresos económicos, condición social, raza, género, religión, afinidad política o cualquier otro factor que menoscabe al derecho de una vivienda y hábitat dignos.

Del programa de suelos urbanizables

Artículo 228. El Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat debe desarrollar un programa dirigido a crear una oferta amplia y oportuna de suelos potencialmente urbanizables, de acuerdo con las previsiones de evolución de las ciudades y áreas metropolitanas del país. Dicho programa ha de ser realizado mediante una estrategia única de intervención pública, con el concurso del sector privado, dentro de las poligonales previstas en los planes urbanos.

El Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat coordinará con las dependencias nacionales de construcción de servicios públicos y los ámbitos estadales y municipales, un proceso continuo de adquisición anticipada de suelos y de construcción de las infraestructuras primarias necesarias. Asimismo, debe garantizar que toda la información relacionada con este programa se registra en la Red de Información y Comunicación de Vivienda y Hábitat.

Transformación integral de barrios urbanos

Artículo 229. La transformación integral de barrios urbanos incluidos en los polígonos de actuación, debe comprender: el catastro del barrio, el mejoramiento y construcción de accesibilidad y de vialidad adecuada, redes de servicios públicos, y equipamientos comunitarios para la educación, la salud, la recreación, la organización comunal y la regularización de la tenencia de la tierra, con el propósito de lograr la incorporación de sus habitantes al pleno disfrute de la vida urbana.

Áreas vinculadas al desarrollo rural

Artículo 230. Las áreas residenciales, existentes o nuevas, vinculadas al desarrollo rural, deben quedar enmarcadas dentro de los planes de ordenamiento territorial para poder ser objeto de la aplicación de lo estipulado en esta Ley, con el fin de garantizar el acceso a los servicios y el equipamiento necesario que permitan una buena calidad de vida a sus habitantes.

Las actuaciones

Artículo 231. Las actuaciones para la generación de programas de vivienda y hábitat, se aplicarán a los asentamientos urbanos, los asentamientos rurales, los asentamientos indígenas o en programas especiales que no estén contemplados en los programas nacionales. Toda actuación debe enmarcarse en los planes, programas y acciones, establecidos por los organismos competentes y en concordancia con las políticas habitacionales nacionales. Las características propias de cada actuación, serán determinadas por el proyecto específico en función de las condiciones de su contexto de aplicación y de acuerdo a la normativa vigente.

Tipos de actuaciones de carácter habitacional

Artículo 232. El Estado, de conformidad con las pautas establecidas en la presente Ley, debe promover en todos los niveles de gobierno, las siguientes actuaciones:

1.       Adquisición, convenimiento de uso o urbanización de tierras, para el desarrollo de nuevas áreas residenciales en centros urbanos y rurales.

2.       Desarrollo de nuevas áreas residenciales en centros urbanos o asentamientos vinculados al medio rural, mediante la construcción de urbanismos completos o de desarrollo progresivo que cuenten con el equipamiento de la infraestructura de servicios e infraestructura comunitaria y la construcción de viviendas.

3.       La transformación integral de barrios urbanos, mediante el equipamiento urbano pertinente.

4.       La participación en programas de regularización de tierras en el medio urbano o rural.

5.       La participación en programas de transformación integral de asentamientos rurales, mediante el mejoramiento o rehabilitación de las viviendas y la implantación o mejoras de la infraestructura de servicios.

6.       La participación en programas de rehabilitación o de renovación integral, en áreas residenciales de desarrollo regular que se hubieran deteriorado.

7.       Ampliación y mejoramiento de viviendas existentes.

8.       Ampliación y mejoramiento de la infraestructura comunitaria y de servicios existentes.

9.       Las actuaciones de carácter habitacional dirigidas a contribuir con la conservación del patrimonio histórico.

10.  Participación en la atención habitacional, dentro de los programas de atención integral a las comunidades indígenas, previstas en otras leyes.

11.  El desarrollo de conjuntos habitacionales colectivos de asistencia social, tales como: hogares para los niños desprotegidos, alojamiento para adultos mayores y cualquier otro tipo establecido en otras leyes o que determine el Reglamento.

12.  Atención habitacional para situaciones de contingencias.

13.  Tratamiento correctivo o preventivo en zonas de riesgo.

14.  Cualquier otra actuación que determine el Reglamento.

Las actuaciones habitacionales para situaciones de contingencias

Artículo 233. El Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat es el órgano responsable de planificar, dirigir y coordinar todas las actuaciones habitacionales orientadas a suministrar alojamiento a damnificados por desastres naturales o emergencias derivadas de otras causas, cuyas dimensiones en sus consecuencias rebasen las posibilidades de los organismos locales. El Ejecutivo Nacional decretará las situaciones que justifiquen la aplicación de recursos extraordinarios para atender las necesidades de alojamiento en situaciones de contingencias o casos especiales.

En las cercanías de aquellas localidades que por sus características o ubicación territorial son propensas a sufrir eventos naturales con consecuencias catastróficas, el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat evaluará la factibilidad de diseñar y construir edificaciones destinadas al albergue provisional de familias damnificadas. Estas edificaciones serán de arquitectura sencilla y estarán dotadas de los servicios mínimos requeridos, pudiéndosele dar una utilidad de servicios públicos, cuando no sea necesaria su utilización como albergue.

Capítulo III

De la vivienda

De las características de las viviendas

Artículo 234. El diseño de las viviendas debe responder a las características ambientales y culturales de los distintos lugares del país. Los entes públicos o privados productores de viviendas deberán diversificar sus proyectos de viviendas, en atención a la sustentabilidad y de acuerdo a las características locales geoambientales, culturales, sociales, la utilización de recursos locales, el ahorro energético, la gestión de residuos y desechos, y la participación de la comunidad.

Parámetros de la vivienda y hábitat dignos

Artículo 235. A objeto de garantizar las condiciones para una vivienda y hábitat dignos, se establecen una serie de parámetros que deben ser estrictamente respetados y acatados en la fase de diseño. El diseño de la vivienda estará fundamentado en los siguientes parámetros:

1.     Características físico ambientales del sitio geográfico. Consideración de las condiciones físico naturales del emplazamiento, geología estructural y litología, clima, geomorfología y las del ambiente modificado, derivado de la identidad cultural e histórica del sitio.

2.     Implantación física de la vivienda en una estructura urbana. El diseño de edificaciones debe contemplar su inserción en el esquema urbano o suburbano que lo aglomera. No se podrán plantear desarrollos aislados de núcleos de viviendas, hábitat o asentamientos humanos, que estén desvinculados tanto del punto de vista de la dotación de servicios e infraestructura como de las previsiones dinámicas de la economía subregional o urbana.

3.     Implantación física de la vivienda en el medio rural o en las comunidades indígenas. El diseño de las edificaciones deberá adaptarse a las condiciones locales, características socioculturales y a las tradiciones constructivas, respetando las especificaciones técnicas que garanticen una vivienda y hábitat dignos.

4.     Tipologías de vivienda. El diseño de las edificaciones deberá utilizar la tipología escogida por las comunidades en consideración a sus necesidades específicas y sus formas de agrupación.

5.     Requisitos mínimos de habitabilidad, establecidos de acuerdo con la ley y los establecidos en los tratados, pactos y convenciones internacionales, suscritos y ratificados por la República.

6.     Dimensiones de las parcelas. Consideración de un área de parcela adecuada para cumplir los requisitos mínimos de progresividad establecidos en esta Ley y su Reglamento.

Condiciones para la entrega de la vivienda

Artículo 236. Es mandato expreso de esta Ley, que para el momento de la entrega de la vivienda, ésta debe cumplir con todos los requisitos de habitabilidad, servicios de infraestructura, equipamiento y demás servicios de índole comunitario y cualquier otro que determine el Reglamento de esta Ley.

La vivienda de construcción y mejoramiento progresivo

Artículo 237. Se entiende por vivienda de construcción y mejoramiento progresivo a toda aquella que partiendo de una edificación básica que permite su ocupación y habitabilidad en su etapa inicial, pueda crecer y mejorarse progresivamente, manteniendo la calidad constructiva, hasta alcanzar un área adecuada al tamaño y crecimiento de la familia. El proceso de construcción y mejoramiento debe facilitar y permitir el desarrollo progresivo de las obras, la continuidad de las distintas etapas y la participación de la mano de obra familiar y de la comunidad.

La normativa que establecerá las características de las viviendas básicas, las condiciones para su crecimiento y mejoramiento progresivo, regirá su construcción y será dictada por el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat.

De las actuaciones en viviendas existentes

Artículo 238. Las viviendas existentes en un asentamiento, sin tomar en cuenta su antigüedad u origen, para efecto de las actuaciones a ejecutarse se tipificarán como:

1.     De sustitución total: Aquellas que por sus características tales como, dimensiones, materiales utilizados en su construcción, condiciones estructurales, ubicación en zonas de alto riesgo u algún otro factor determinante, es necesario demoler.

2.     De mejoramiento progresivo: Constituidas por aquellas viviendas que partiendo de la edificación básica pueden crecer y mejorarse.

3.     De mejoramiento: Tipifica las viviendas que sólo requieren mejoras.

Capítulo IV

De la producción

De los procesos de contratación

Artículo 239. La contratación para la ejecución de los programas, proyectos y acciones en vivienda y hábitat, se regirá por lo establecido en esta Ley y su Reglamento, en la Ley de Licitaciones y en las demás disposiciones legales vigentes que no contravengan lo estipulado en esta Ley.

Casos especiales para la producción

Artículo 240. El Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat debe establecer un régimen de recursos para casos especiales de producción en los siguientes casos:

1.     Cuando se promueva la organización de cooperativas y micro empresas para la producción de vivienda y hábitat.

2.     Para la aplicación de nuevas técnicas o la introducción de nuevos materiales o componentes.

3.     En construcciones pilotos para el ensayo de nuevos sistemas constructivos.

4.     Para la promoción y organización de la comunidad.

5.     En la restauración de viviendas y hábitat en los centros históricos.

El Reglamento de esta Ley establecerá los términos y condiciones que regirán este régimen.

De la participación de las comunidades

en el proceso de producción de vivienda y hábitat

Artículo 241. El Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat, y los organismos integrales de vivienda y hábitat, estadales y municipales, deben estimular e incentivar la participación activa y permanente de las familias y comunidades en las acciones y decisiones concertadas vinculadas a la producción de la vivienda y el hábitat. A tales fines, el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat establecerá las normas y procedimientos para implementar la autogestión y cogestión de los recursos en la producción de la vivienda y hábitat, con la participación de la comunidad. El Reglamento de esta Ley establecerá los términos, condiciones y modalidades que regirán la participación de las comunidades en el proceso de producción de vivienda y hábitat.

De los mecanismos de articulación entre los componentes

del Sistema que participan en el proceso de producción

Artículo 242. El Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat debe establecer los mecanismos que permitan la articulación entre los componentes del Sistema que participan en el proceso de producción de vivienda y hábitat. Para ello se deberán tener en consideración los siguientes aspectos:

1.     El marco jurídico e institucional que garantice la instrumentación de los planes de desarrollo del urbanismo y las viviendas.

2.     La definición de responsabilidades y roles de cada participante.

3.     Los mecanismos de relación entre las comunidades y los organismos o entes planificadores y ejecutores, que faciliten la cooperación y concertación.

4.     La definición de proyectos por objetivos que estimulen la autogestión y cogestión para realizarlos exitosamente.

5.     Los instrumentos de apoyo financiero que garanticen la ejecución de las distintas etapas del desarrollo.

6.     La formulación de instrumentos claros de seguimiento y evaluación que garanticen el logro de las metas.

La promoción industrial de materiales y componentes para la vivienda

Artículo 243. El Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat establecerá un programa de incentivos a la investigación, la innovación, la producción, la comercialización y la difusión de nuevos materiales, componentes o tecnologías para la construcción de edificaciones de carácter habitacional, como un complemento a los programas de dotación de tierra y financiamiento de la vivienda.

Acceso de todas las personas a una vivienda adecuada y digna

Artículo 244. El Estado, en concordancia con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, debe implementar los mecanismos necesarios para garantizar una oferta adecuada a las características de la demanda de la población en materia de vivienda y hábitat, en especial para aquellas familias de escasos recursos económicos.

Eficiencia económica en el mercado de la vivienda y hábitat

Artículo 245. A fin de dar cumplimiento con lo dispuesto en el artículo anterior, el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat promoverá la eficiencia económica en el mercado de la vivienda y hábitat, mediante el establecimiento de medidas e incentivos que garanticen:

1.     La disponibilidad, distribución y entrega oportuna de los recursos necesarios para la producción de vivienda y hábitat, a fin de evitar la distorsión de sus costos.

2.     La accesibilidad a créditos y préstamos nacionales e internacionales para financiar políticas, planes, programas, proyectos y acciones en el área de vivienda y hábitat.

3.     La canalización de la oferta de acuerdo a la tipología de la demanda.

4.     La industrialización de la fabricación de los materiales y sistemas de construcción.

5.     La investigación con el objeto de diversificar la oferta de materiales y sistemas constructivos y optimizar los costos.

6.     La capacitación y formación del recurso humano en los aspectos que conforman el proceso de producción de la vivienda y el hábitat.

7.     La diversificación y eficiencia de las redes de distribución de los materiales de construcción.

8.     El establecimiento de normas técnicas y control de calidad.

9.     La estimulación de la libre competencia y la eficiencia económica de conformidad con la ley.

Formación y capacitación de recursos

humanos en el área de vivienda y hábitat

Artículo 246. Sin perjuicio de los programas que desarrollen las universidades e institutos educativos, públicos o privados, el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat, promoverá programas de formación y capacitación de recursos humanos en el área de vivienda y hábitat, los cuales mediante convenio podrán contar con el apoyo financiero requerido para su ejecución.

En los referidos programas se dará prioridad a la capacitación del recurso humano en aquellos aspectos que orienten la conformación y desarrollo de cooperativas y pequeñas y medianas empresas en el área de vivienda y hábitat.

Diversificación y eficiencia de las redes

de comercialización y distribución de los materiales de construcción

Artículo 247. Para garantizar la diversificación y eficiencia de las redes de comercialización y distribución de los materiales de construcción, el Estado instrumentará medidas e incentivos, que promuevan la creación de cooperativas y de pequeñas y medianas empresas para el procesamiento y distribución de los materiales de construcción.

Capítulo V

De la elegibilidad para la asistencia habitacional

Los beneficiarios de asistencia habitacional

Artículo 248. A los fines de esta Ley son beneficiarios de la asistencia habitacional del Estado, todos los ciudadanos, las ciudadanas, las familias y las comunidades, inscritas en el Registro Único de Postulantes, Comunidades Postulantes y Beneficiarios; debidamente registrados en el Sistema de Seguridad Social, a través del Sistema de Información de Seguridad Social y que cumplan con los requisitos establecidos en esta Ley. Son sujetos de protección especial:

1.     Las comunidades indígenas.

2.     Los damnificados, independientemente de sus niveles de ingresos.

3.     Las ciudadanas y ciudadanos mayores de sesenta años de edad.

4.     Las mujeres solas o los hombres solos, que ejerzan la jefatura de familia, con ingreso per cápita mensual de hasta un máximo de tres salarios mínimos urbanos.

5.     Las ciudadanas, ciudadanos y las familias que cumplan con los requisitos establecidos en esta Ley y tengan un ingreso promedio per cápita mensual menor a dos salarios mínimos urbanos.

Los límites de los ingresos establecidos para ser beneficiario de la protección especial, podrán ser modificados mediante Resolución del Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat, en atención al análisis y evaluación de la situación socioeconómica del ingreso familiar.

Del Sistema de Elegibilidad de Beneficiarios

Artículo 249. A los fines de definir la prioridad de la asistencia habitacional del Estado y llevar a cabo la selección de los beneficiarios de la misma, el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat establecerá un Sistema de Elegibilidad de Beneficiarios como herramienta mediante la cual se determinan los procedimientos de postulación, preselección y calificación, establecidos según el Reglamento de esta Ley, así como para el otorgamiento del subsidio directo habitacional previsto en esta Ley.

El Sistema de Elegibilidad de Beneficiarios permitirá asignar a cada postulante una puntuación determinada en función de sus necesidades, dando prioridad a aquellos postulantes que tengan un ingreso promedio per cápita mensual inferior a catorce (14) salarios mínimos urbanos, de conformidad con lo que establece esta Ley y su Reglamento. Este Sistema es de carácter permanente y de obligatoria aplicación en todo el país.

Con el fin de ser incorporado al proceso de calificación y selección, el postulante deberá cumplir con los requisitos establecidos en esta Ley y su Reglamento. La prioridad de atención se establecerá de conformidad con el parámetro de la puntuación más alta y sucesivamente en orden descendente. Una vez establecida la prioridad de atención, el postulante será incluido en el grupo que corresponda al programa que mejor se adecue a la satisfacción de sus necesidades.

El Registro único de Postulantes,

Comunidades Postulantes y Beneficiarios

Artículo 250. El Ministerio con competencia en materia vivienda y hábitat, en atención a las atribuciones que le asigna esta Ley, creará e implantará el Registro Único de Postulantes, Comunidades Postulantes y Beneficiarios en cada municipio, en el cual deberán inscribirse todos los ciudadanos, las ciudadanas, familias y comunidades que aspiren a alguna de las modalidades de asistencia habitacional.

Los municipios mantendrán actualizado el Registro que les corresponda y suministrarán regularmente esta información al Ministerio, a través de la Red de Información y Comunicación de Vivienda y Hábitat.

Los ciudadanos, las ciudadanas, familias y comunidades inscritas en el Registro deben actualizar sus datos cada dos años o cada vez que el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat lo requiera.

Los mecanismos, procedimientos e instrumentos de actualización de la inscripción de cada familia o comunidad organizada a la que se refiere el presente artículo serán definidos por el Ministerio con competencia en materia de vivienda y hábitat.

De la inscripción en el Registro

Artículo 251. La inscripción en el Registro Único de Postulantes, Comunidades Postulantes y Beneficiarios de cada municipio, debe realizarse por los individuos o por los representantes de cada familia, de cualquier estado civil, que cumplan con los requisitos que señala esta Ley. La inscripción en el Registro Único de Postulantes, Comunidades Postulantes y Beneficiarios deberá realizarse una sola vez por núcleo familiar. En el caso de Comunidades Postulantes, éstas deben tener personalidad jurídica e inscribir a cada uno de sus integrantes o representantes de las familias que la integran, aún cuando la postulación para la solución habitacional se realice de manera colectiva.

De la preselección de los beneficiarios

Artículo 252. A través del Sistema de Elegibilidad de Beneficiarios se preseleccionarán los postulantes que cumplan los siguientes requisitos:

1.     Ser venezolano. En caso de ser extranjero, deberá haber adquirido legalmente la residencia, permaneciendo en el territorio nacional por un período ininterrumpido no inferior a cinco años o ser padre o madre de un venezolano.

 

<<<ANTERIOR

SIGUIENTES >>>